TP Nº 1 // APROPIACIÓN FOTOGRÁFICA

PRIMERA PARTE:

Anónimo, Ciudad de Buenos Aires, 1965

A simple vista, la foto nos muestra una pareja tomada de los brazos, posando ingenuamente delante de un fotógrafo en un evento. Esta pareja son mis abuelos. La imagen se encuentra dañada, percudida por el paso del tiempo; la halle encimada a otras más y me llamo la atención que solo el rostro de mi abuelo haya sido afectado por tal daño.

 Al encontrarla en aquel estado me inunde de angustia, me provocó cierta incomodidad la mirada de mi abuela y que el rostro de su marido haya desaparecido. Me remontó en el tiempo, y me hizo viajar en él, a repensar mi relación con ellos, principalmente mi abuelo, y buscar una manera de conciliar ese dolor que su ausencia dejó en mí de una manera tan profunda.
Principalmente la causante de tal sensación fue el hecho de que el daño en la imagen física se encontrara sobre él, me impacto y fue lo que mi cabeza selecciono como potencial punctum, siguiendo luego hacia la mirada de mi abuela, su postura, construyendo en mi cabeza un punctum más.

Si tuviese que pensar en una escena sonora que suscitara de la fotografía sería la voz del fotógrafo pidiendo que ambos se acomodaran ante la cámara, más próxima a la escucha. Al saber que fue tomada en un casamiento, podría imaginarme las voces de las personas conversando, en un bullicio que se escucha a lo lejos, junto a música de época de fondo, acompañando el momento. Música significativa con la sensación que me produjo ver la imagen por primera vez.

En cuanto a la intervención, mi idea sería poder cicatrizar esa angustia que me causó, utilizando elementos que sean significantes para mí y mi relación con ambos, y así poder reemplazarlos en mi abuelo a través del método gráfico-material, superponiendo elementos y utilizando el color para resaltar a mí abuela despegándola del fondo.

SEGUNDA PARTE:

Imagen intervenida; “Fiorire”

Como lo plantee en la primera parte del texto, mi intervención se basó en utilizar elementos que sean significantes para mí y mi relación con mis abuelos, para así, a través del método gráfico-material, superponer elementos y utilizar color para resaltar zonas específicas del encuadre, y así hacer más notorios los punctum.

En cuanto a los materiales utilizados, me adentre en la búsqueda de algo que me represente a mí tanto como a ellos, algo que tengamos en común, algo que me recuerde a lo que eran, por lo que opté utilizar flores secas, específicamente pétalos de diferentes flores muertas para dar a conocer a través de esto la angustia; ese sentimiento amargo mezclado a su vez con todo el cariño que me generó esta foto al momento de tenerla en mis manos por primera vez.

La decisión de cubrir a mi abuelo con estos pétalos, es una forma de mostrar su ausencia física en el mundo, y a su vez, una manera de sanar cada espacio amargo que se creó en mí con el correr del tiempo. Esta manera de ausentarlo con flores, representa una nueva forma de hacerlo florecer en mí, de mostrar lo que su huella en el mundo me hizo sentir, llevándome así al título de mi intervención: “Fiorire”

Este nuevo concepto, nueva sensación generada en la imagen intervenida se contrapuso, generándome cierta tranquilidad a la hora de verla, como si el observar me fuese amistoso e incluso me hizo repensar el rol que mi abuela cumple en la imagen, por lo que quise resaltarla con colores vivos, particularmente con amarillo. Contorneé su sombra de este color buscando crear analogía con el sol, dando a entender lo que su presencia significa en mi vida. Y también resalté sus ojos, su mirada con el mismo color.

TERCERA PARTE:

Mirando la fotografía detenidamente, comienzo a construir un universo dentro suyo donde el sonido es parte de él, unificándose completamente con lo que observo. Para mí de ella se deprenden diferentes escenas sonoras que cuentan un poco más lo que veo.

A partir del contexto en el cual fue tomada la foto, comienzo a pensar por el ambiente. Teniendo en cuenta el evento, puedo imaginarme un ambiente bastante abierto y reverberante, dónde el bullicio de la gente charlando llena el lugar. Música de fondo, de época, suena por encima, ambientando aún más la ocasión.

En un plano más próximo, en un fuera de campo, se escucha la voz del fotógrafo llamando a la pareja más próxima a tomarse una foto. Desde lejos, los tacos de la mujer comienzan a acercarse, junto al sonido de los zapatos que pisan fuerte al caminar. Al acomodarse, se escuchan los roces de la ropa. El fotógrafo presiona el disparador y sale el típico ruido de una cámara al capturar.