TP 4° // APROXIMACIÓN DOCUMENTAL

El ser humano es sociable por naturaleza, lo cual las relaciones interpersonales aportan seguridad y bienestar, sin embargo, en una época donde la falsa autonomía está ligada al uso de aparatos electrónicos conduce a los individuos a estar cada vez más inmersos en sus propios mundos llevándolos a la soledad. Esta soledad no es más que un estado mental, es por eso mismo que uno puede sentirse solo aún rodeado de gente. Los espacios habitados están vacíos aunque llenos de las huellas de lo que hubo en otro momento, donde las personas se encuentran aisladas pero rodeadas de estos vacíos habitados.

TP N°2 // DÍPTICO FOTOGRÁFICO

EJERCICIO 1: LUZ Y ESPACIO

TÍTULO: “Desasosiego”
TEMA:
El misterio y la incomodidad de no saber.

SIGNIFICADO DENOTADO Y CONNOTADO

Partiendo de la idea de Barthes (trabajada en “Lo Obvio y Lo Obtuso”) , la cual habla acerca de que la imágen fotográfica posee dos mensajes; uno análogo fotográfico, sin código (dennotado), y otro en el cual sí se comparte un código llevando consigo cierto tratamiento, cierto arte (connotado), podemos decir que en cuanto a la DENOTACIÓN, esta fotografía muestra a simple vista que a cierta distancia, centrada y reencuadrada, se observa una puerta abierta sumida en la oscuridad de su exterior, la cual deja ver el desorden de las cajas marrones apiladas contra una especie de ventanal, ya que por allí entra la luz que empapa a estos objetos permitiéndonos ver y deducir que aquel espacio podría estar tratándose de una habitación en desuso o de algún depósito abandonado, quedado en olvido.

Y en cuanto al mensaje  CONNOTADO de la imagen fotográfica, puedo decir que al momento de realizar el recorrido visual sobre ella transmite cierta sensación de misterio; por cómo se encuentra la posición de las cajas, por como incide la luz sobre ellas y principalmente debido a la altura en la cual esta imagen se nos presenta ante nuestros ojos. Ese sentimiento advierte tener cautela a la hora de querer traspasar aquella puerta, haciéndote dudar y llenándote de preguntas curiosas acerca de lo que estaría, o suponemos, que está pasando del otro lado, quién es el que observa y por qué tanta oscuridad. Esa oscuridad la cual nos da a conocer que algo oculto, algo turbio, algo que no se puede contar está pasando frente a este personaje que casi podríamos imaginarlo fuera de campo espiando, generándonos cierta incomodidad al no saber. ¿Quién es y por qué está allí? ¿Por qué sumido en tanta oscuridad? ¿Ocultándose de quién, por qué?

 
Tanta duda y tanta pregunta hace que el espectador empiece a sentir miedo, incomodándolo y alejándolo de la idea de querer estar en la misma situación de quién observa aquella puerta, sin darse cuenta de que al fin y al cabo son ellos mismos.

ESTILO

Ante aquel escenario previamente pensado, tomé ciertas decisiones las cual fueron herramientas para poder contar lo que quería transmitir. Empecé buscando la luz correcta para que las cajas queden iluminadas, utilizando la luz natural que provenía del ventanal lateral de la habitación. Esta luz decidí trabajarla en tonos fríos, por lo tanto esperé que bajara el sol, y alrededor de las seis pm busqué la toma, configurando también el balance de blancos para sumar a la idea de trabajar en tonos azulados, pero que a su vez se vean correctamente expuestos, aunque también otra decisión fue subexponer ciertas zonas del exterior a esa habitación para generar esta sensación de miedo, misterio, pero siempre tratando de que no se  pierda información de dónde estaba ubicado aquel personaje que construí fuera de campo.  

ENCUADRE

El encuadre elegido abarca un plano general, jugando con los tercios, los cuales generan líneas que centran y puntualizan la atención de la mirada en el centro del encuadre, en las cajas, en sus zonas más iluminadas. La posición de la cámara es baja, y la angulación de esta es normal, a la altura de los ojos de quién estaría escondido espiando, como si fuera una subjetiva del personaje.

VALORES TÉCNICOS

CÁMARA UTILIZADA: Nikon D3100 Réflex Digital.
LENTE: AF-S DX NIKKOR 18-55mm f/3.5-5.6G VR.
DISTANCIA FOCAL: 18mm
DIAFRAGMA:  f/3.5
VELOCIDAD DE OBTURACIÓN: 1/15s
ISO:  200
(La fotografía  se encuentra retocada levemente en Lightroom CC 2018, con el fin de subexponer ciertas zonas del encuadre que no fueron logradas a la hora de la toma directa).

EJERCICIO 2: CUERPO Y OBJETO

TÍTULO:“Desvendar”
TEMA: Lo oculto, lo que no se ve y debería verse

SIGNIFICADO DENOTADO Y CONNOTADO

En cuanto a la DENOTACIÓN, esta fotografía muestra a simple vista a una joven mujer, en posición fetal sentada en una tela blanca sobre el piso de aquella habitación abandonada, atada de manos y con sus ojos vendados. Se puede deducir lo descuidado del espacio debido a la suciedad que hay a su alrededor y los objetos añejados que rodean a la joven. A la altura de sus pies, se encuentra tirado un plato el cual contiene una fruta acomodada sobre él de manera desprolija.

Sobre el mensaje  CONNOTADO de la imagen fotográfica, puedo decir que al momento de realizar el recorrido visual sobre ella ya hay algo en la pose del personaje y los objetos a su alrededor que empiezan a construir en el espectador cierta sensación incómoda, difícil de explicar, ya que automáticamente surge en  quien observa, las ganas de ayudarla debido a  la empatía que naturalmente (y no en todas las personas)  se genera. Pero a su vez hay cierta contradicción a la hora de querer actuar; dudo que alguien cuerdo quiera enfrentarse a aquella persona que se atrevió a poner en esa situación a la joven mujer que quien por su pose (proceso de connotación, según Barthes) parece estar más que asustada. Esa pose nos atribuye a pensar el estado de debilidad en el cual se encuentra; por sus pies, por la posición fetal que apropia. A este estado de debilidad, vulnerabilidad entra el uso de los objetos del cuadro, los cuales son bastantes pero que a su vez sin la integridad de estos elementos se perdería la fuerza que la imagen posee a la hora de contar, de transmitir.

La soga en sus manos, el vendaje de sus ojos, el plato desprolijo con la fruta tirada en él, nos cuenta casi explícitamente la situación en la cual el personaje está sumergido, por el simple hecho de que estos elementos son simbologías aceptadas socialmente como parte de un secuestro, si se quiere. No hay individuo al que  nombres la palabra “secuestro” y que en su cabeza no aparezcan estos elementos alrededor del secuestrado, casi como si fuera un sinónimo de. Parece muy obvio pero sin embargo esto obvio ayuda a transmitir y concientizar más de lo que se espera, ya que al compartir un código en común se vuelve más fuerte la idea de decir, en este caso, “esto no está bien que suceda, hay que hacer algo, hay que enfrentar esta situación y tratar de erradicarla.”.

Y más aún si la que se encuentra atada de manos es una mujer. Sometida a alguien, a algo, aludiendo casi a la gran metáfora de la vida que desempeña la mujer en la sociedad. Abriendo la puerta a empezar a pensar que al final, aquellos elementos tan cliché que rodean la palabra “secuestro” comienzan a connotar cosas más profundas que involucran a la sociedad patriarcal en la que hoy aún seguimos viviendo, funcionando así la imagen como un puntapié para empezar a cuestionarse qué lugar es el que estoy ocupando yo.

ESTILO

Al tener una idea clara en mi cabeza sobre lo que quería hacer, comencé a adoptar herramientas las cuales ayudaron a la hora de transmitir lo que quería. Desde el tecncísmo de la imagen, traté de buscar, específicamente, una luz sombría que me genere contraste, y que sea principalmente fría, de tonos azulados, decidiendo así ajustar el balance de blancos. En cuanto a la exposición, busque subexponer ciertas zonas, volviendo todo más oscuro, llevando la imagen a la clave baja. También jugué con el uso de una paleta de colores desaturada y el uso de textura, el cual se nota en el suelo del espacio, volviéndose así más “duro” visualmente.

ENCUADRE

El encuadre elegido abarca un plano entero, compuesto casi simétricamente. La angulación de la cámara es picada, ya que así me mostraría la vulnerabilidad del personaje ante la situación. Los elementos colocados a su alrededor, están acomodados con criterio, para contar más acerca del espacio y que el espectador pueda ir imaginándose en su recorrido visual un fuera de campo.

VALORES TÉCNICOS

CÁMARA UTILIZADA: Nikon D3100 Réflex Digital.
LENTE: AF-S DX NIKKOR 18-55mm f/3.5-5.6G VR. 
DISTANCIA FOCAL:
18mm
DIAFRAGMA:  f/5
VELOCIDAD DE OBTURACIÓN: 1/10s
ISO:  200

PARTE 5

TÍTULO: “Ver-nover”.
TEMA:
El misterio y la incomodidad de no saber.

SIGNIFICADO DENOTADO

La primer fotografía muestra a simple vista que a cierta distancia, centrada y re encuadrada, se observa una puerta abierta sumida en la oscuridad de su exterior, la cual deja ver el desorden de las cajas marrones apiladas contra una especie de ventanal, dejando entrar la luz que empapa a estos objetos permitiéndonos ver y deducir que aquel espacio podría estar tratándose de una habitación en desuso o de algún depósito abandonado.

La segunda fotografía muestra los pies descalzos de alguien, rodeado por una soga, el cual se encuentra sentado sobre una tela blanca puesta en el suelo. A su lado, un plato blanco contiene una fruta, pelada, con su cascara tirada alrededor y en él un cubierto.

SIGNIFICADO CONNOTADO

En cuanto al mensaje  connotado de las imágenes fotográficas, puedo decir que al momento de realizar el recorrido visual sobre ellas transmiten cierta sensación de misterio; por cómo se encuentra la posición de los objetos, por como incide la luz en la primer imagen, que recae completamente en las cajas  y principalmente debido a la altura en la cual esta imagen se nos presenta ante nuestros ojos. En la primera, ese sentimiento advierte tener cautela a la hora de querer traspasar aquella puerta, haciéndote dudar y llenándote de preguntas curiosas acerca de lo que estaría, o suponemos, que está pasando del otro lado, quién es el que observa y por qué tanta oscuridad. Esa oscuridad la cual nos da a conocer que algo oculto, algo turbio, algo que no se puede contar está pasando frente a este personaje que casi podríamos imaginarlo fuera de campo espiando, generándonos cierta incomodidad al no saber. ¿Quién es y por qué está allí? ¿Por qué sumido en tanta oscuridad? ¿Ocultándose de quién, por qué? Tanta duda y tanta pregunta hace que el espectador empiece a sentir miedo, incomodándolo y alejándolo de la idea de querer estar en la misma situación de quién observa aquella puerta,  que al fin y al cabo son ellos mismos.

En cambio en la segunda, ya estamos allí, ya podemos ver casi todo de lo que pasa haciéndonos una idea de lo que ocurre. Pero aquel misterio no es resuelto del todo debido que al utilizar un plano detalle, no podemos ver más que sus pies y su comida. Lo cual abre nuevamente otro mundo de preguntas, de curiosidades; ¿quién es? ¿por qué está así, por qué esa comida, qué hizo?

Esa incomodidad del no saber genera que el espectador comience a plantearse cuestiones en torno al vendaje que antes tenía en torno a ciertos acontecimientos, quizás sociales, quizás personales. Empezar a ver donde antes no.


PROCESOS DE CONNOTACIÓN

FOTOGENIA: En la primera, la luz que incide en el cuadro es natural y fría, proveniente del ventanal que se encuentra a la derecha, iluminando parejamente así la pila de cajas desacomodadas, y generando así cierto contraste con el fondo, el cual se encuentra totalmente oscuro. Esto es lo que al espectador le genera curiosidad, ya que al ver tan poco puede darse el lujo de preguntar qué sucede allí.

En la segunda, la luz que predomina es la artificial, la del lugar. Tubos fríos empapan al personaje, más bien a los pies y al plato que se encuentra a  su lado, generando esa frialdad que tiene la persona que dejó en esta situación al personaje, para reforzar esta idea de desprecio, reflejada en sus pies descalzos y su mísera comida.

OBJETO: En la primera imagen, los objetos principales aquí son las cajas, desacomodadas y apiladas de manera vaga, que dan esta sensación de descuido, que básicamente cuentan lo que sucede dentro del cuadro. Más próximo a quién mira, está la puerta que juega como un escudo para quien esté observando, como si este estuviese escondido.
En la segunda imagen, los objetos juegan un rol principal ya que el punctum se encuentra en el plato con la fruta, debido al contraste que estos generan por el blanco del plato, lo negro del cubierto, que parece casi una cargada para este personaje, y lo naranja de la fruta. Estos, nos condiciona la vista, ya que el recorrido sigue por la tela que se encuentra sobre el piso y continúa por la soga que cae por sus pies.

POSE: La primera imagen no posee ya que no hay personajes en cuadro. En la segunda, la pose está sujeta al pie del personaje, que se encuentra cubierto por soga, descalzo.  Por como está, podemos deducir la pose del personaje, debido a sus piernas que están casi en una posición fetal,  como si su cuerpo estuviese protegiéndose de aquel que lo puso en tal situación.

ESTETICISMO: Ambas imágenes podría estar ligada al género de suspenso, de terror, por la estética que lleva, por el uso de los tonos fríos y de la oscuridad para contar misterio.

SINTAXIS: Ambas imágenes están unidas por la idea narrativa, que es el misterio, el ver y el no ver. Ambas juegan con el fuera de campo, y también se encuentran a un mismo tono, bajo un mismo código de color, de estética.

TRUCAJE: La primera imagen se encuentra levemente tocada, ya que algunas zonas no estaban tan oscuras como se quería en principio. La segunda el trucaje se hace ver más en el momento de sacar la foto ya que el plato, y la persona se encuentran acomodadas con un propósito. En cuanto al color, jugué con el balance de blancos para que el tono lumínico sea más bien frío.

ESTILO

Ante aquel escenario previamente pensado, tomé ciertas decisiones las cual fueron herramientas para poder contar lo que quería transmitir. En la primera imagen, empecé buscando la luz correcta para que las cajas queden iluminadas, utilizando la luz natural que provenía del ventanal lateral de la habitación. En la segunda, decidí más trabajar con las luces de tubo del lugar.  Estas luces decidí trabajarlas en tonos fríos, por lo tanto esperé que bajara el sol, y alrededor de las seis pm busqué la primer toma, mientras que la segunda se acercaba más a la noche, configurando también el balance de blancos para sumar a la idea de trabajar en tonos azulados, pero que a su vez se vean correctamente expuestos, aunque también, en la primer imagen,  otra decisión fue subexponer ciertas zonas del exterior a esa habitación para generar esta sensación de miedo, misterio, pero siempre tratando de que no se  pierda información de dónde estaba ubicado aquel personaje que construí fuera de campo, mientras que en la segunda se buscó tener una luz más pareja, para generar contraste y sombras con el personaje.

ENCUADRE

En la primera imagen, el encuadre elegido abarca un plano general, jugando con los tercios, los cuales generan líneas que centran y puntualizan la atención de la mirada en el centro del encuadre, en las cajas, en sus zonas más iluminadas. La posición de la cámara es baja, y la angulación de esta es normal, a la altura de los ojos de quién estaría escondido espiando, como si fuera una subjetiva del personaje.

En la segunda imagen, elegí un plano detalle de los pies y de los objetos alrededor de él. La angulación de esta es picada, corrida hacia un lateral.

VALORES TÉCNICOS

 FOTOGRAFIA 1
CÁMARA UTILIZADA: Nikon D3100 Réflex Digital
.LENTE: AF-S DX NIKKOR 18-55mm f/3.5-5.6G VR. 
DISTANCIA FOCAL:
18mm
DIAFRAGMA:  f/3.5
VELOCIDAD DE OBTURACIÓN: 1/15s
ISO:  200


La fotografía  se encuentra retocada levemente en Lightroom CC 2018, con el fin de subexponer ciertas zonas del encuadre que no fueron logradas a la hora de la toma directa.

FOTOGRAFÍA 2
CÁMARA UTILIZADA: Nikon D3100 Réflex Digital.
LENTE: AF-S DX NIKKOR 18-55mm f/3.5-5.6G VR. 
DISTANCIA FOCAL:
 55mm
DIAFRAGMA:  f/5.6
VELOCIDAD DE OBTURACIÓN: 1/15s
ISO:  400

TP Nº 1 // APROPIACIÓN FOTOGRÁFICA

PRIMERA PARTE: INTERVENCIÓN FOTOGRÁFICA.

Anónimo, Ciudad de Buenos Aires, 1965

A simple vista, la foto nos muestra una pareja tomada de los brazos, posando ingenuamente delante de un fotógrafo en un evento. Esta pareja son mis abuelos. La imagen se encuentra dañada, percudida por el paso del tiempo; la halle encimada a otras más y me llamo la atención que solo el rostro de mi abuelo haya sido afectado por tal daño.

 Al encontrarla en aquel estado me inunde de angustia, me provocó cierta incomodidad la mirada de mi abuela y que el rostro de su marido haya desaparecido. Me remontó en el tiempo, y me hizo viajar en él, a repensar mi relación con ellos, principalmente mi abuelo, y buscar una manera de conciliar ese dolor que su ausencia dejó en mí de una manera tan profunda.
Principalmente la causante de tal sensación fue el hecho de que el daño en la imagen física se encontrara sobre él, me impacto y fue lo que mi cabeza selecciono como potencial punctum, siguiendo luego hacia la mirada de mi abuela, su postura, construyendo en mi cabeza un punctum más.

Si tuviese que pensar en una escena sonora que suscitara de la fotografía sería la voz del fotógrafo pidiendo que ambos se acomodaran ante la cámara, más próxima a la escucha. Al saber que fue tomada en un casamiento, podría imaginarme las voces de las personas conversando, en un bullicio que se escucha a lo lejos, junto a música de época de fondo, acompañando el momento. Música significativa con la sensación que me produjo ver la imagen por primera vez.

En cuanto a la intervención, mi idea sería poder cicatrizar esa angustia que me causó, utilizando elementos que sean significantes para mí y mi relación con ambos, y así poder reemplazarlos en mi abuelo a través del método gráfico-material, superponiendo elementos y utilizando el color para resaltar a mí abuela despegándola del fondo.

Imagen intervenida; “Fiorire”

Como lo plantee en la primera parte del texto, mi intervención se basó en utilizar elementos que sean significantes para mí y mi relación con mis abuelos, para así, a través del método gráfico-material, superponer elementos y utilizar color para resaltar zonas específicas del encuadre, y así hacer más notorios los punctum.

En cuanto a los materiales utilizados, me adentre en la búsqueda de algo que me represente a mí tanto como a ellos, algo que tengamos en común, algo que me recuerde a lo que eran, por lo que opté utilizar flores secas, específicamente pétalos de diferentes flores muertas para dar a conocer a través de esto la angustia; ese sentimiento amargo mezclado a su vez con todo el cariño que me generó esta foto al momento de tenerla en mis manos por primera vez.

La decisión de cubrir a mi abuelo con estos pétalos, es una forma de mostrar su ausencia física en el mundo, y a su vez, una manera de sanar cada espacio amargo que se creó en mí con el correr del tiempo. Esta manera de ausentarlo con flores, representa una nueva forma de hacerlo florecer en mí, de mostrar lo que su huella en el mundo me hizo sentir, llevándome así al título de mi intervención: “Fiorire”

Este nuevo concepto, nueva sensación generada en la imagen intervenida se contrapuso, generándome cierta tranquilidad a la hora de verla, como si el observar me fuese amistoso e incluso me hizo repensar el rol que mi abuela cumple en la imagen, por lo que quise resaltarla con colores vivos, particularmente con amarillo. Contorneé su sombra de este color buscando crear analogía con el sol, dando a entender lo que su presencia significa en mi vida. Y también resalté sus ojos, su mirada con el mismo color.

Intervención sonora:

Mirando la fotografía detenidamente, comienzo a construir un universo dentro suyo donde el sonido es parte de él, unificándose completamente con lo que observo. Para mí de ella se deprenden diferentes escenas sonoras que cuentan un poco más lo que veo.

A partir del contexto en el cual fue tomada la foto, comienzo a pensar por el ambiente. Teniendo en cuenta el evento, puedo imaginarme un ambiente bastante abierto y reverberante, dónde el bullicio de la gente charlando llena el lugar. Música de fondo, de época, suena por encima, ambientando aún más la ocasión.

En un plano más próximo, en un fuera de campo, se escucha la voz del fotógrafo llamando a la pareja más próxima a tomarse una foto. Desde lejos, los tacos de la mujer comienzan a acercarse, junto al sonido de los zapatos que pisan fuerte al caminar. Al acomodarse, se escuchan los roces de la ropa. El fotógrafo presiona el disparador y sale el típico ruido de una cámara al capturar.

SEGUNDA PARTE: INTERVENCIÓN SONORA.

Previamente, en la primer parte del trabajo práctico se había planteado una idea, más o menos, de lo que iba a conllevar esta intervención sonora sobre la imagen intervenida, dónde se empezaba a construir un mundo nuevo, en donde esta sensación de angustia nostálgica se hacía presente. Pasar de ese amargo sabor que me había producido al principio,  a algo más cálido y ameno.

Empecé por ambientar y darle forma al lugar, teniendo en cuenta el año en que la foto fue tomada, intentando llevar al espectador allí, hacia los años sesenta. Para comenzar, opte por dar indicios de lo que sucedía fuera, con una tormenta que se oye apenas al principio, ya que la música del recinto comenzaba a sonar dando cuenta del contexto, junto con el bullicio del evento en que estos dos personajes se encontraban (un casamiento).

Decidí usar dialogo solamente entre la mujer y el fotógrafo quien retrata la foto, ya que en mí intervención, el hombre que se encuentra al lado de esta mujer  está ausente, sin embargo, sus pasos se oyen. Se lo escucha venir, como si su  presencia, de alguna forma se encuentra aquí.